La autoterapia:

Lo que me está cambiando la vida

No tengo muy claro cuál seria definición científica o psicológica del término «autoterapia», de hecho, ni siquiera se si existe; pero yo (en lo personal) lo defino como: técnica a través de la cual usted se agenda una sesión consigo mismo, ya sea para desahogarse, o para encontrar sus propias respuestas.

Mi «autoterapia» nació de que en un momento dado de mi vida, estaba excesivamente saturada de pensamientos (y emociones), sentía que tenía una amplia cantidad de dudas, decepciones e inseguridades que abarcaban distintos temas y áreas de mi vida; por ende, lo primero que vino a mi mente fue buscar desahogarme en un café con mis seres queridos más cercanos, pero cada uno de estos se encontraban igual de saturados y ocupados con sus vidas como lo estaba yo.

Ya de por si, para todos es complejo escoger a quien contarle nuestros infortunios, en mi caso personal, suele ser una selección ardua; ya que por lo general soy yo la «amiga psicóloga» de mi grupo de amistades, por ende, tengo una clara noción de cuál sería la reacción de la persona al contarle como me siento, y dicha respuesta imaginaria me deja completamente insatisfecha; lo anterior me lleva a ser muy perspicaz al momento de seleccionar a «esa» persona que pueda determinar claramente la diferencia entre, simplemente escuchar (y prestar atención) a mis penas, y saber cuando deseo recibir una opinión sobre la situación que le estoy comenzando.

Así que en la constante búsqueda de liberar todo lo que me agobiaba, encontré en internet un consejo que decía que el escribir todo aquello que sentía en una carta o en un cuaderno, me ayudaría a ver el problema desde otra perspectiva; pero para mi la idea de escribir no me era muy llamativa, ya que mis pensamientos van mucho más rápido que el teclear de mis dedos, por lo tanto, se me ocurrió la alternativa de grabar un audio, uno que no enviara a nadie, uno que fuera solo para mi.

Con lo anterior en mente, decidí sentarme en un lugar cómodo, algo parecido al equivalente de un diván terapéutico pero en casa, escogí un sitio donde estuviera totalmente sola y nadie pudiera verme ni interrumpirme; me hice a la idea de estar como un espacio que fuera ideal para meditar; luego fui a la app de notas de voz en IOS, y antes de darle «grabar», me imagine que yo estaba a punto de grabar un audio para alguien que recién llegaba a mi vida, alguien que a pesar de tenerme aprecio, no tenía ni la más mínima idea de que había pasado conmigo,o que situaciones me habían sucedido en el último mes.

Así que comencé a contar cada situación que me agobiaba en un audio distinto, relataba una historia por audio; para mi sorpresa, mientras narraba mi agobio, cosas que pensé que no eran importantes me hicieron llorar; y cosas que pensé que eran muy relevantes, me dejaban la mente en blanco, como si no tuviera suficiente material para explicarle a mi interlocutor invisible el porque esa situación me estaba estresando.

En uno de los audios comencé a contarle mis dudas sobre situaciones que me impactaban de forma directa, y a mitad de la grabación resulte dándome cuenta de las posibles respuestas a esas inquietudes; y lo mejor de todo era que esa app, jamás se quejó de que mi audio era demasiado largo para escucharlo de un solo tirón

Lo cierto es que desde que comencé a grabar los audios en mi teléfono, me siento mejor (y me va mejor); es como cuando te gusta ir al psicólogo o al tarotista porque siempre hay la posibilidad de seguir obteniendo respuestas; solo que con este método, las respuestas posiblemente estén al alcance de una aplicación móvil, y unos minutos de tiempo en soledad

Sin embargo, pienso que esta autoterapia debe ir complementada equitativamente con el socializar con tus seres queridos; y con socializar no me refiero a que salgas a contarles tus problemas o inquietudes; pues la realidad es que muchas veces las personas que queremos, no es que no nos quieran escuchar, sino que simplemente no tienen claro que hacer con la información que les estamos dando; no saben si queremos un consejo, una ayuda o simplemente escuchar y callar; y eso es lo que hace difícil el proceso de desahogarnos, que ni siquiera nosotros mismos sabemos que queremos recibir de esa conversación; por ende, el compartir socialmente debe ser un momento placentero para ambos, donde tu sientas que puedes tomar una «pausa activa» de todo el proceso que es sanarte a ti mismo.

No tengo ni la más mínima idea de si esta técnica de desahogo emocional pueda resultarte querido lector, pero si quiero animarte a que la pruebes; quien sabe… quizás te funcione tan bien como a mi

Anuncios

14 comentarios sobre “La autoterapia:

  1. Me gustó muchísimo tu relato, me hizo ver que pues yo hago lo mismo de autoterapia, no con un móvil sino en cualquier momento del día estoy evaluando mis acciones y cuando llega el momento de desahogar lo hago con mis dibujos y me hago las preguntas correctas para solucionar lo que me sucede.. de verdad me gustó tu articulo, lo referiré

    Me gusta

  2. Muchisimas gracias por tu visita a mi escrito. He leido el tuyo, con el cual sentí una gran identificación. Gratifica saber que hay gente conectando cada vez mas consigo mismo, tomando esta vida como un camino de aprendizaje total. Un abrazo inmenso de puro crecimiento. (Mario)

    Me gusta

    1. Pues ya somos dos las que nos “autoterapiamos” 😊
      Yo tengo también una variante, que es hacerlo frente al espejo, mirándome con el amor y la comprensión que esperaría de una muy mejor amiga.
      Hay veces, en que inesperadamente, se ha desencadenado una catarsis impresionante y luego me he sentido mucho mejor.

      Gracias por tu escrito. Me ha gustado mucho.

      Me gusta

      1. Muchas gracias por leerme 🙂 en efecto, para mi tambien ha sido trascendental el hacer “autoterapia”, siento que en cada audio que grabo no solo me descargo emocionalmente, sino también veo la situación sobre cual estoy relatando con mucha mas claridad

        Me gusta

  3. Hola. Me gustó tu escrito y te agradezco por haberte tomado la molestia de pasar por mi incipiente blog. En cuanto a este tema de la autoterapia, pienso escribir algo sobre esto en los próximos días que es mi método para entender el por qué tenemos ciertas emociones, pensamientos y actitudes que a veces nosotros mismos ni siquiera sabemos por qué.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s