Porque cada vez los hombres se enamoran menos?

… y no es que las mujeres nos quedemos atrás; pero nuestra naturaleza biológica de “madre rehabilitadora” hace que un diminuto pepe grillo interno nos diga con frecuencia “vamos, inténtalo una vez más” (no solo en el amor, en todo), saltando una y otra vez dentro de las mieles del romance, mientras los hombres nos observan desde la distancia como si estuviéramos dementes por intentar aquella locura una vez más.

Más sin embargo, a pesar de que las féminas con el avance del periodo millennial nos lo estemos pensando 10 veces antes de volver a enamorarnos, es un poco más común escuchar en conversaciones sociales que la chica esta sufriendo porque un chico, la quiere, pero no esta enamorado de ella; y más allá de los posibles motivos traumáticos de la infancia del chico, sin duda hay otros factores que definitivamente deberíamos mirar con lupa, como por ejemplo:

Los hombres app: Hay un grupo de hombres que le encontró el sentido (y el gusto) a conocer mujeres a través de un app de citas; y es obvio que estas aplicaciones nos hacen más fácil el coquetearle a alguien que quizás jamas hubieramos conocido (o nos hubiera hablado) en el mundo real; el fuerte dilema es que este método crea cierto apego a la variedad; Te puedo dar 100% de garantía que si conociste a un hombre en una app (también pasa con mujeres) veras su perfil en al menos tres app de citas; este tipo de hombre puede querer una relación contigo, incluso intentarlo algunos meses, pero sera difícil que logre enamorarse de ti cuando tiene insertado en el chip interno que siempre habra alguien que puede “ser mejor” y ese alguien esta al alcance de un match, por lo tanto, puede llegar a quererte muchísimo, y el perderte parecerle impensable, pero su habito de conocer mujeres nuevas no le permitirá llegar a enamorarse

El dolor de una Ex: Para nadie es un secreto que las mujeres somos más fuertes que los hombres en cuanto a tolerancia de dolor se habla (y en muchas otras cosas), por ende, si los hombres cuando tienen un resfriado sienten que respirar les duele y que están desahuciados, algo que para nosotras es solo una incomodidad que debemos tolerar un par de días , imagina el nivel de dolor que deben sentir los hombres cuando les rompen el corazón; si para nosotras, el final de una relación que teníamos nos lleva a pasar por un largo proceso de muerte y resurrección, para ellos un despecho debe sentirse como estar agonizando en el más intenso y profundo ardor mientras suplicas tu propia muerte una y otra y otra vez. Aunque ellos no se expresan igual que nosotras las mujeres (en parte por su gran ego) algo me dice que así como no quieren tener gripe nunca más en sus vidas, también están dispuestos a evitar (cueste lo que cueste) el infierno de un despecho.

La comodidad supera al romance: Los hombres valoran la comodidad mucho más de lo que lo hacemos las mujeres; ellos se sienten bien usando su camiseta favorita 3 veces por semana, mientras nosotras preferimos sufrir los tacones pero vernos divinas; teniendo esto en cuenta, los hombres pueden sentir que acaban de conocer al amor de su vida (estando dentro de una relación con otra persona), pero para los hombres la comodidad de una rutina es algo muy preciado; a nosotras se nos hace más facil el manejar los cambios y la variedad porque nos encantan comunicarnos y estar en constante innovación; las mujeres disfrutamos cambiándonos el color de cabello, la decoración del cuarto, hasta el color de las uñas, para ellos es al revés, no cambies lo que esta bien y dejalo asi por mucho tiempo; por ende, si èl se siente cómodo en una relación o con el status que tiene esa relación (amigos casuales, novios, amantes, etc) para ellos cambiar de “status” es un problema que prefieren evitar, cualquier cosa que implique cambiar lo que ya es “cómodo” sera algo es que es mejor dejarlo así

Las mujeres somos mayoría : Esto hace años que se comprobó estadísticamente; así que hay que tener en cuenta que, a pesar de que cada vez es más común que las mujeres acepten su sexualidad y decidan que el amor se encuentra en el mismo sexo, hay más hombres gays que heterosexuales en el mundo, por lo tanto, un hombre hetero sabe que su mundo es bastante amplio, puede que el hombre este en una (buena) relación, pero también es consciente que en cualquier momento puede casualmente conocer a un encanto de mujer (posiblemente tan encantadora como la actual) y eso hace que no deprecie un poco el valor de su estabilidad actual, de hecho, se plantea la idea de que si le gusta estar con las dos, no hay ningún problema de hacerlas feliz a ambas (siempre que la otra no se entere). Según mi opinión, es este fenómeno de sobre población femenina que hace que cada vez más mujeres acepten este negocio de ser la amante, y dejar de esperar la maquina mágica que le presente a ese hombre soltero que es solo para ella (y que eventualmente buscara una amante)

Tampoco es que las personas que tengan algunos de los “síntomas” (o todos) anteriormente mencionados sean inmunes a enamorarse, es solo que para poder sentirlo, la persona que quiere conquistar su amor tiene que pasar por un millon de filtros y evaluaciones que solo algunos corazones logran sobrevivir (y logran ser amados )

En esta epoca toca tomarselo con demasiada calma, y entender que no somos inmunes a un corazón roto, por lo tanto, en vez de pasarnos la vida evitando el dolor que siempre llega (no importa lo que hagamos),es mejor mirar con otra perspectiva a esa persona que “se siente bien” y darnos la oportunidad de ver que hay más allá, no se sabe, quizás en esa oportunidad que nos demos este el mejor viaje de toda nuestra vida

11 comentarios sobre “Porque cada vez los hombres se enamoran menos?

  1. Es interesante tu entrada; pero en lo personal creo que solo desde tu perspectiva. Bastante de lo que afirmas es cierto; pero no es la verdad absoluta. Hay innumerables factores en la sociedad actual y no solo los que has citado; que te hace suponer las razones por las cuales los hombres “se enamoran cada vez menos”. Principalmente el ser espiritual; exige amarse uno mismo para luego amar al otro, a sabiendas que se encontraran en su camino, con alegrías e infortunios que deberán desde estos últimos, reconstruirse desde el dolor. La mujer en las últimas décadas; ha tenido sin dudarlo, un avance en todas las disciplinas y actividades dentro de nuestra sociedad occidental, lo que es tan plausible así como también que opera contra “el machismo” enquistado por las experiencias de vida de cada entorno familiar, en donde los hombres (al igual, las mujeres) han crecido y han conformado su estructura, desde el reto del “no porque no” y no el limite establecido, a través de una conversación en cuanto a sus razones. Amar, no significa subordinarse a las necesidades del otro; sino a establecer una relación madura y sincera, en donde ademas de la sexualidad, (que es de donde venimos) lo importante sea acompañarse en armonía, contención y libertad, sin que esta resulte en la poligamia. Un cálido saludo.

    Le gusta a 4 personas

    1. Totalmente de acuerdo a tu comentario. Pues el amot primero es amarse así mismo en el momento que lo hace no entras en ningun perfil de estos detallados.. pues buscas un compañero de viaje que te acompañe y no que te salve… amar es caminar y comprender la mochila del otro sin imponer a nadie que cargue con ella, ni tu cargando con la de nadie. Que cada cual se salve a si mismo y luego ame..

      Le gusta a 3 personas

  2. Tal vez sea entre todo una suma de Hastío O flojera de luchar por alguien como antes se hacia, ahora se prefiere evitar la fatiga y se busca lo fácil, lo inmediato, lo que no cause tanto esfuerzo y agotamiento tanto para hombres como para mujeres son la generación de que todo lo quieren al instante y sino pues se van con la segunda opción.

    Le gusta a 1 persona

  3. Me gustaría aportar una perspectiva masculina en este tema.

    Para comenzar, no es cierto que hayan más hombres gays que heterosexuales. Si eso es lo que crees, tienes que buscar estadísticas confiables o cambiar de ambiente. Una amiga lamentaba el hecho de que “todos los hombres son gays” hasta que le hice ver que en el mundo del teatro musical, donde ella trabajaba, ciertamente era muy difícil conseguir hombres heteros. Cuando la invité a uno de mis conciertos se sorprendió al ver cuántos hombres la abordaban.

    Ahora bien, ese asunto del hombre locamente enamorado es algo que sólo encontrarás entre jóvenes inmaduros. Cuando un hombre se enamora puede perder su ecuanimidad y actuar como una persona distinta, ser impulsivo, y estar dispuesto a todo. Y sí, en esos casos puede hacer locuras. Pero con la experiencia comprendemos que esa pasión debe ser controlada si queremos conservar nuestros amigos, nuestra familia y a veces hasta nuestros empleos.

    Y el mayor beneficio de amar con sobriedad es para la mujer, aunque no lo creas. Porque cuando un hombre se enamora como lo describes, esa intensidad hace que la mujer, al cabo de un tiempo, comience a menospreciarlo. Un hombre que controle sus afectos y mantenga el dominio de la relación es más atractivo que un hombre abiertamente amoroso. Es duro admitirlo, pero así son los hechos y puedes preguntárselo a cualquier terapista con más de 10 años de experiencia: la mujer literalmente se aburre del hombre que la ame con locura.

    Un detalle que no suele mencionarse es que cada vez hay más hombres que se hartan de las constantes pruebas que las mujeres les hacen pasar. Desde el típico comentario del estilo “¿crees que me veo gorda?” (donde cualquier respuesta es errada) hasta las incontables manipulaciones emocionales, llega el momento donde un hombre decide que la única manera de soportar a una pareja es con alguien que no le importe tanto como desvelarse por ella.

    Para terminar, te apunto un resumen muy escueto de las cosas que todo hombre espera de una relación. Es algo que nuestras abuelas han aprendido con el tiempo, pregúntales para que lo compruebes. Y pregúntales a tus amigos masculinos qué opinan, a ver si estoy en lo cierto.

    Esto es lo que los hombres esperamos de nuestra pareja:
    1- PAZ: El mundo ya es bastante duro como para lidiar con una mujer que nos agobie con chismes o dramas. Para eso están tus amigas o tu madre.
    2- APOYO: A veces nuestro orgullo nos impide pedir ayuda, pero cuando te la pedimos no nos menosprecies: es vital que nos hagas sentir que contamos contigo para lo llevar a cabo nuestros proyectos, ideas y aspiraciones.
    3- ESPACIO: Los hombres necesitamos tiempos y espacios independientes para atender nuestros asuntos: uno para los amigos; otro para el trabajo, otro para los niños, otro para tí, etc. A veces necesitamos sentarnos en un sillón y no hacer nada durante un rato para “resetearnos” y continuar. No nos agobien durante esos momentos: no es que no queramos estar contigo, es que nuestro cerebro funciona así. Respétanos ese espacio y te lo sabremos agradecer, en serio.
    4- COMIDA: Un hombre hambriento es un hombre huraño. Si estamos de mal humor, en la mayor parte de las veces un bocadillo nos tranquiliza. Aunque parezca tonto, es cierto: los hombres nos enamoramos por el estómago, y es difícil casarse con una mujer que no sepa cocinar.
    5- INTIMIDAD: El sexo es importante, y si bien uno puede comprender que no siempre hayan ganas, descuidar la intimidad hace que los hombres nos sintamos despreciados. El acto de amar ayuda a limar las asperezas de la vida diaria, y sin eso la convivencia se hace aún más difícil.
    6- BELLEZA: Una mujer bella es motivo de orgullo para un hombre, es una alegría volver a ver el rostro de quien nos hemos enamorado, y verla esforzarse por mantener una bella figura nos motiva a hacer lo que sea por hacerla feliz. ¡En serio!

    ¡Eso es todo! Una mujer que nos brinde esas seis cosas contará con el amor incondicional de su hombre. Y aunque esté de moda decir que “quien te ama te debe aceptar tal como eres” es importante aclarar que eso es FALSO. Bien lo dice el refrán “para que te quieran tienes que hacerte querer”; y así como en una relación de trabajo ambas partes deben cumplir con sus obligaciones, en una relación de pareja ambas personas deben cumplir con su parte o arriesgarse a ser sustituidos.

    Lamento haberme extendido tanto, pero estas cosas no suelen decirse con frecuencia. Gracias por escribir en tu blog y hacernos pensar en esas cosas que la cotidianidad nos obliga a dejar de lado.

    Le gusta a 4 personas

  4. Hola!! Supongo que, aunque duela, tienes razón en muchísimas cosas que dices. Yo, para no herir mi corazón, prefiero pensar que son personas como nosotras, que si los pinchas también sangran. Quiero creer que han recibido una educación, muchos de ellos, que hace que se muestren egoístas, déspotas e insensibles. Pero tengo esperanza en los nuevos educadores. Espero que educarnos en el respeto al otro, en el ser empáticos, en la nobleza de espíritu, en el ser solidarios…nos va a hacer mucho mejores. Incluidos a ellos. Ya va siendo hora de que se corrija esa cuenta pendiente de una vez por todas. Espero que las buenas formas fragüen pronto. Y se diluyan las diferencias que tanto daño nos hacen como mujeres. Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: