Manual de supervivencia para un corazón roto y sin remedio

Cerrar un ciclo no es cosa fácil; sobre todo por la cantidad de recuerdos y sentimientos que vienen incluidos en este; lo que lo vuelve aún más complicado, es el estar bombardeados de novelas y películas que nos dan Fe, de que a pesar de que esa persona nos haga sufrir, al final todo eso valdrá la pena; independientemente de lo que diga la televisión y Hollywood, es evidente que en nuestra sociedad hemos optado por creer que esto es cierto; si las cosas no andan del todo bien, las situaciones que se presenten se viven con mayor intensidad, generando cierto éxtasis hacia esa relación, de la misma forma que sucede cuando nos enamoramos del personaje de nuestro libro favorito, queremos leerlo tantas veces como años nos queden de vida; ¿en qué momento insertaron este bizarro chip en nuestras mentes y en nuestra sociedad?

Primero que nada se debe tener claro lo que es un ciclo en el ámbito emocional, este no es más que el apego que desarrollamos a sentimientos agradables experimentados durante un periodo de nuestras vidas; debido a que estamos rodeados de tantas exigencias y obstáculos para lograr ser la mejor versión de nosotros mismos ante la sociedad, este apego se torna difícil de soltar; y cuando al fin tomamos la decisión (y la voluntad) de cerrar definitivamente ese capítulo de nuestras vidas, nos encontramos con dos partes opuestas que hacen que la tarea se convierta en otra película de Tom Cruise.

Por un lado tenemos el bando “pro-destino”, el cual se encarga de explicar y defender como activista que la vida no es color de rosa, y que las estadísticas indican que una de cada mil billones de personas considera que su relación y su pareja son perfectas; este bando tiene estudios especializados en teorías de internet como la historia del “hilo rojo” y alguna que otra frase que diga “lo importante es experimentar el amor, aunque no sea correspondido”; ellos apoyan ese lado de nuestro instinto que nos dice en un susurro “ esta es la persona para ti, trae algunas fallas, pero no es nada grave”; cuando se es partidario de este bando, se entra en una pequeña zona de confort llamada esperanza, la cual es bastante similar a una sala de servicios médicos; tome su turno y por favor no vaya a morir mientras le toca ser atendido.

Por el lado contrario está el bando “ultra amor propio”, este lado se parece más a un juzgado; si usted aún tiene sentimientos por su ex, ya es automáticamente culpable; si busca a su ex, merece ser excluido de su círculo social, si aún sufre por el ex que le dijo que nunca más quería saber de usted, merece tres cadenas perpetuas y 7 años en rehabilitación; ellos vienen con un kit de frases motivacionales como “hay que dejar ir lo que no hizo nada para quedarse”, “hay amores que solo pueden vivir en tu corazón, no en tu vida”; rudos, fuertes, irónicos y tajantes, pero sienten que tienen su vida bajo un perfecto control armónico en el cual promueven que si no consigues a alguien te haga su prioridad lo mejor es no perder tiempo intentándolo.

Hay ciertas pautas que deben tenerse en cuenta para cerrar un ciclo, y encontrar un punto medio entre estos dos bandos, estos tips no son infalibles para cerrar un ciclo, ya que hay que examinar a fondo cada capítulo para entender el libro entero; más si son un manual de supervivencia para un corazón roto y sin remedio

1) Identifica si realmente deseas terminar con todo: si la persona que amas te escribe que no volverá a llamarte y desaparecerá de tu vida, y tu respuesta es un simple “ok”, o responder con algún argumento que sabes que generara el malestar suficiente para comenzar una discusión; permíteme informarte que no quieres terminar tu relación, de hecho, quieres la atención de esa persona (así vuelen platos y gatos), pues de alguna manera sientes la necesidad de continuar interactuando con tu ex, por eso es muy importante que antes de actuar te detengas 3 segundos a pensar cómo puede reaccionar la otra persona y si esto va de acuerdo a tus planes de cerrar el ciclo; no te engañes a ti mismo si aún tienes sentimientos (aunque estos no sean positivos) una parte de ti aun desea continuar la historia .

2) Jamás intentes cerrar un ciclo en medio de la rabia: si la persona hizo algo que te enfureció, no es el momento de decirle algo como “ me canse! hasta aquí llega todo, ya no siento nada por ti”, mmm… de hecho si sientes… sientes rabia, sientes frustración, y en algunos casos lo que sientes es atracción por un tercero; esto JAMAS cierra un ciclo; puede que logres tu objetivo de que esa persona desaparezca en el triángulo de las bermudas, pero cuando tu ira pase, cuando el encanto por esa tercera persona pase, tus recuerdos se convertirán en algo parecido al único cine en todo el pueblo y la única película que presentan en todas sus funciones es “ recuerdos de tu relación pasada”; cuando deseas que las cosas terminen de una vez por todas, debes hacer que lo mejor para ambas partes, entiéndase, nada de chat, publicaciones de tu nueva felicidad en instagram,ni indirectas en Facebook; debe hacerse durante una transmisión en vivo y en directo y sin comerciales; deja que pase tu ira, deja que pasen tus problemas temporales, y luego concreta una cita, queda en buenos términos con esa persona (si la persona solo bota fuego al momento de que quieras terminar todo en paz, es porque esta persona aun te ama y por lo tanto hasta que no se le pase su amor por ti no va a dejar de escupir fuego)

3) Cuidado con el destino: Existen algunos casos en los que cortar toda conexión con tu ex no es algo que dependa de tu fuerza de voluntad, existen casualidades que simplemente arruinan tus planes, y son situaciones que hacen que los recuerdos y la nostalgia se conviertan en una dosis diaria de tu antigua medicina, en estos casos todo dependerá de tu ingenio y nivel de adaptabilidad; por ejemplo, si la calle de su trabajo queda de camino a tu oficina, trata de pasar por el lugar en horas en las que sabes que tu ex estará ocupado o busca rutas alternativas; el ingenio y la innovación son completamente bienvenidos en estos casos.

4) No luches contra la corriente: si amas a esa persona y el o ella ya público en su instagram que al fin encontró al amor de su vida; no entres en pánico, no comiences a hacer cualquier cosa para dejar de sentir amor; muchas veces estos cuentos de hadas terminan en películas de terror ; por lo tanto, la conclusión es que nada es permanente, ni tu dolor, ni su nueva relación; no reprimas lo que sientes, no es necesario telefonearle o declararle cuanto estas sufriendo para poder estar en paz, admitiendo que aun amas a esa persona puede llegar a ser suficiente pues te sales de una guerra interminable contigo mismo y con la sociedad; no tomes los consejos de los demás como afirmaciones de vida, en algunos casos el tiempo no cura las heridas; es por ello que lo más sano es aceptar tus sentimientos tal y como son.

5) Amor propio: hay una delgada línea divisoria entre los límites de este concepto; si tu mayor anhelo es volver con tu ex, persona que es altamente toxica, ya es considerado que no te quieres a ti mismo y que tu meta es no obtener lo mejor de la vida; difiero por completo de esta creencia; para mí, falta de amor propio es cerrarte a conocer a otras personas, descuidar tu apariencia, no implementar nuevos proyectos o metas, alejarte de esa actividad que tanto amas y que tu ex detesta; es el descuidarte a ti y de la proyección que has tenido para tu vida; pero ¿qué pasa cuando si cumples estos requisitos y aun amas a esa persona?, desafortunadamente toca convivir con el amor que sientes, como si fuera un inquilino molesto pero lindo (como si fuera un ratón muy tierno y adorable) , en algún momento se ira y sanaras, pero sacarlo a patadas solo hace que destroces todas las paredes de la casa ; el amor es un tema amplio y complejo, como el amor que siente una madre hacia su hijo que es un convicto de alta peligrosidad, puedes y debes amarte a ti, pero si amas aun a ese ex, no debes reprocharte ni ser juzgado por ello.

Cerrar un ciclo es una tarea ardua y muy dura, pero la mejor forma de hacerlo no es sintiendo una falsa tranquilidad, es dejando en claro lo bueno, lo sucedido, lo que se aprendió; aun si el interlocutor no quiere decir absolutamente nada, lo mejor es buscar las vías menos dolorosas, y esas son la aceptación y adaptabilidad de tus sentimientos.

Anuncios

5 comentarios sobre “Manual de supervivencia para un corazón roto y sin remedio

Agrega el tuyo

  1. Entre tantas limitaciones, la de decir no, la de cortar y dar punto final a las cosas, sea amor o un tema álgido, es una de las cuestiones más complejas a abordar. Y entre tantas razones como las que expresas hay algunas que son prueba irrefutable de que a veces sometemos nuestro cuerpo y nuestra mente al dolor del no cambio. Romper con la culpa que nos propone el status quo del capitalismo y las religiones es imprescindible para lograr que la felicidad no sea un espasmo al cual estamos esperando con ansias de adolescente. Gracias por tu texto, te mando un cariño!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: