Living La Vida Loca: más allá del compromiso

Tenemos el errado pensamiento de que nuestra libertad termina al momento en el que decidimos tener una relación formal con alguien; dicha sensación proviene de que por nada del mundo queremos perder esos momentos que nos hacen sentir jóvenes e inmortales (conciertos, viajes, fiestas, etc.); momentos que, aunque nos brindan los más gratos recuerdos, por lo general dejan una deuda casi impagable, y lagunas mentales con cierta resaca moral; a final de cuentas, en ninguna de las definiciones que Google nos brinda de la palabra compromiso, habla de ser encarcelado hasta que se apaguen tus ganas de vivir y experimentar cosas nuevas; por lo tanto…¿podemos estar dentro de un compromiso y aun así seguir teniendo libertad?: tal vez.

Se supone que los cambios en nuestras vidas siempre son necesarios (o inevitables), pero por algún estigma esotérico (o social), pensamos que involucrarnos en un compromiso es apuntarse a un programa de represión continua, con pequeños espacios de placer; donde al final tu vida simplemente se acaba al momento en el que te rompen el corazón; si bien es cierto que por lo general el “no quiero compromiso” es la forma más educada de decir “quiero explorar la promiscuidad sin tener que verme involucrado(a) en un drama”, la realidad es que gran parte del temor a entrar en un relación formal se basa en dos variantes: la primera, es el miedo a que salir herido emocionalmente; y la segunda ,es el miedo a ser controlados y vigilados como si estuviéramos cumpliendo una condena penal.

Aunque bien puede que sea cierto que el compromiso millennial esté mal planteado, no quiere decir que una relación formal y exclusiva, signifique el fin de las fiestas, los amigos, los viajes y la libertad de agenda; todo es posible en la viña del señor, siempre y cuando ambas partes estén dispuestas a confiar la una en la otra; es decir, si por nada del mundo vas a adentrarte en la ceguera de darle el voto de confianza y el beneficio de la duda a la otra persona, lo mejor es que desistas por completo de la idea de tener una relación de pareja.

Obviamente en esta era de hiper información millenial el regalar confianza despues de que te aplastaron el corazón es lo mismo que entrar a ciegas en un campo minado; pero también es cierto que lo que lleva a que las relaciones de pareja no logren perdurar en el tiempo, es el hecho de que las tratemos como si fueran otra red social; es decir, que veamos nuestra relación como un reporte de las actividades del día, constantes actualizaciones de estado que incluyan su ubicación actual, continuas muestras de likes y “me encanta”; y sobre todo y lo mas importante, que el perfil sea privado y seamos los únicos que tengamos acceso a esté.

El compromiso dentro de esta nueva era,no debe verse bajo la estructura antigua de tener limitaciones especificas dentro de la relación, un compromiso en esta época actual es simplemente dejar de ver a la otra persona como una posesión que adquirimos en la tienda, y comenzar a verla como alguien que es feliz por tener la dicha de estar a nuestro lado; esto significa que nuestra pareja seguirá disfrutando de su vida, respetando los sentimientos de la otra persona sin tener que cumplir una serie de reglas pre-establecidas; para ello, se necesita a alguien que no sienta la necesidad de probarlo todo, como si las relaciones fueran un buffet al estilo las vegas; alguien que sienta que las aventuras por venir las ira mostrando el tiempo, y que el camino se disfruta de igual forma estando acompañado o en solitario; en otras palabras, alguien que no sienta que ha perdido los mejores años de su vida despues de haber pasado los 30.

Nadie es inmune a que le rompan el corazón, ni a que su relación fracase, o a que simplemente no le mientan; por lo tanto, si las incertidumbres que nos roban la tranquilidad nacen desde la raíz de que sentimos miedo, y de que creemos en la ilusión de que a mayor de cantidad de tiempo conociendo a la otra persona, menor probabilidad de salir heridos… que es lo que estamos esperando para darnos la oportunidad de comprometernos?

Anuncios

2 comentarios sobre “Living La Vida Loca: más allá del compromiso

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: