Amor en tiempos de Instagram

La red social desde hace cierto tiempo se ha convertido en la publicación periódica y resumida de nuestras vidas; esta tarea anteriormente era realizada por la plataforma de. Facebook; pero la tecnología nos la ha puesto tan fácil, que ya nos da pereza leer la actualización de estado de la persona, y preferimos ir directamente a la captura de los momentos de su vida; y son estos instantes fotografiados, los que utilizamos para sacar conclusiones de lo que esta pasando en la vida del protagonista de la cuenta.

Anteriormente cuando comenzábamos o teníamos una relación, nuestros post iban enfocados en hacerle la mayor cantidad de marketing posible a esta, queríamos que el mundo entero supiera que habíamos encontrado el amor, y que nuestro nivel de felicidad era tal, que perfectamente podíamos calificar como prospectos para un reality show; pero ya que era complicado convencer a una productora para que filmará nuestro amor, preferimos crear nuestro reality a través de fotos con filtro (las cuales después tendríamos que dedicarnos a borrar)

Es por ello, que era usual ver miles de fotografías donde las parejas publicaban su idílico romance, con fotos que llevaban a un inmenso nivel de influencia entre sus seguidores, provocando como resultado que estos envidiaran al máximo la relación, desearan día y noche el tener una igual, y finalmente haciéndolos sentir «forever alone».

Y como todo en la vida, también existieron personas que llevaron esto al extremo, como bien lo demuestra el experimento que aparece en el siguiente link:

http://www.upsocl.com/comunidad/esta-astuta-chica-demostro-lo-increiblemente-facil-que-es-fingir-una-relacion-en-instagram/

Pero ya para el año 2016, las cosas dejaron de ser color de rosa; llego el fitness y se nos acabo el amor; nos convertimos en fanáticos de los seguidores, nuestro yo interior es adicto a obtener la mayor cantidad de estos; los cuales ,hay que acatar, son una gama diversificada de perfectos desconocidos, en otras palabras, tu lista de admiradores incluye desde el más santo, hasta el peor de los pecadores; y a pesar de las advertencias, la calidad de las personas ya no es relevante, la meta de vida (o «life goal») es que tu número de seguidores tenga una «k» al lado. Llegamos al punto en que lo pensamos un millón de veces antes de publicar alguna foto con nuestro amor, ya que esto podría ocasionar la terrible perdida de varios de nuestros fieles seguidores (desconocidos).

Lo cierto es que estamos dejando a un lado ese delicioso misterio de realmente conocer a una persona y preferimos sacar conclusiones desde una perspectiva banal; una foto puede decir mil palabras, pero la mayoría de las fotografías que vemos son solo un segundo de las 24 horas que hay en la vida de esa persona (ademas de que muchas fotos son solo un montaje).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: