Nuestras vidas se convirtieron en una sucursal Mc Donald’s

 

Nos hemos vuelto adictos a lo instantáneo, si algo lleva tiempo, simplemente lo descartamos y vamos por lo que ya esté listo o “to go”; en vez de disfrutar de la vida que nos rodea, el arte, el aire, el olor de los libros viejos, el calor del sol; preferimos ordenarle a una pantalla robótica lo que deseamos y como lo deseamos; desde Google hasta Tinder, cualquier cosa que busquemos adquirir, simplemente si no está en un app, no nos tomamos el esfuerzo de mirar segundas (y mejores) opciones.

Desafortunadamente, a pesar de los constantes consejos que nos brindan los holísticos en la red, dejamos todo el tema de “disfrutar la vida” para momentos específicos como las vacaciones, o el tener una experiencia traumática que cambie nuestras vidas; mientras esto no sucede, el resto de nuestra existencia lo manejamos de la misma forma en la que realizamos una compra en una cadena de comidas, lo cual se vería de la siguiente manera:

· Realiza tu orden (Pide lo que deseas): Pasamos extenuantes horas concentrándonos en el amor propio, divagando entre imágenes y frases motivacionales que nos brinden un dibujo de la vida que soñamos merecer; este incentivo se convierte en el comercial publicitario que hace vayamos ciegamente hacia una meta temporal; el resultado de esta jornada, no es otro que el sacar una cantidad exorbitante de criterios excluyentes (y en algunos casos prejuicios), sobre lo que debemos, y lo que no, permitir en nuestra vida ; el ligero problema se encuentra cuando llevamos esto a la práctica, pues ni siquiera nos detenemos a buscar una buena calidad en aquello que deseamos obtener, solo vamos por aquello que esté inmediatamente disponible y a la vista ( y si es instantáneo, mejor). Al igual que suceden con los productos falsificados, por lo general, lo que terminamos obteniendo termina siendo muy diferente a lo que imaginamos, y el producto final simplemente nos llena de decepciones, nos desilusiones y nos deja una sensación de vacío (hambre) cuya intensidad es mayor que al inicio; a la final estamos cambiando la cocción 3/4 de una fresca carne de res, por el producto sintético que se ve bien por fuera.

· (Pre) Paga: Todo en la vida tiene un precio, ya sea emocional, físico o económico; y por muy irónico que parezca, uno de los activos más importantes, y el cual mayormente solemos desperdiciar es el tiempo; este es el verdadero precio para cualquier cosa que realmente deseamos; pero debido a que este no viene en versión “instantánea “, tenemos una idea errada de cómo manejar la inversión para ver ganancias; solemos pensar que el tiempo es tan preciado que si no vemos dividendos a corto plazo, lo mejor es movilizar los restos de lo que queda a la primera mejor opción que aparezca, en vez de ver la magnitud de una inversión a la largo plazo; debido a este mal manejado concepto, solemos terminar pagando muy caro aquello que parecía barato y fácil de obtener; es nuestra creciente impaciencia la que nos conduce a pagar un precio promedio por algo insípido y seco, preparado con rapidez, en vez de pagar un precio a acorde a la calidad del exquisito plato gourmet que tanto alegamos merecer.

· Consumirás algo deliciosamente toxico: No es un secreto que todo aquello que obtenemos, durante los primeros días lo cuidamos como si fuera cristal, y después de cierto tiempo le damos la importancia que a la esponja de lavar los platos; sin importar si nos costó sangre y lágrimas obtener lo que deseamos, con el tiempo (y el hambre) vamos olvidamos que lo que deseábamos era algo que inicialmente imaginamos que nutriría nuestro ser y nuestro espíritu, que nos brindaría una felicidad prolongada; lo cierto es que estamos envueltos en la ansiedad de lo inmediato, y no estamos dispuestos a esperar; por lo cual, terminamos dentro degustando las mieles de lo temporal, sin prestar atención al veneno que estamos consumiendo, en vez de haber aprovechado la belleza que rodea la espera de obtener lo anhelado; en final de cuentas, una vez concluida la comida, al poco tiempo nos damos cuenta de que la misma no nos dejó plenamente satisfechos y que seguimos con el creciente deseo de satisfacer lo que en un principio creíamos satisfecho (doble inversión, cero ganancias).

· ¿Terminaste? Déjale el puesto libre: En la vida , al igual que en la comida, lo ideal es tomarte un momento de reposo para agradecer lo que te rodea y lo que has obtenido; esta es una de las formas en la que tu mente y tu cuerpo asimilen (de manera positiva) lo sucedido. Tal vez por el hecho de que no nos tomamos el tiempo suficiente para apreciar las cosas, o ya sea porque vivimos con el afán de pasar al siguiente objetivo, es que resultamos obviando por completo la parte en la que aprendemos la lección; solemos retirarnos antes del final, o en el momento en el que aparece el primer obstáculo, es por ello que la vida se ve en la ardua obligación de repetirnos la lección tantas veces como sea posible; pasamos nuestros días con el constante pensamiento de “ya llegara alguien que…”, sin haber explorado todo el potencial de lo que ya teníamos; por lo general, solemos levantarnos despavoridos en el instante en el que vemos a alguien más queriendo ocupar nuestro lugar, es vez de conservar la tradición milenaria de luchar hasta el final y reclamar el espacio como “propio”.

Todo lo que sea sinónimo de compromiso nos aterra, sin tener en cuenta que el único camino hacia la estabilidad que tanto anhelamos en todas las áreas de nuestra vida, es a través de este; deja de intoxicarte con un estilo de vida de en forma de cadena de comida, y comienza a tomarte el tiempo para una experiencia gourmet.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: