Un año que viene, y otro que se va

 

El 2016 se nos va tan rápido como llego, y son estas fechas en donde aprovechamos el momento para hacer un balance de los momentos negativos y positivos que transcurrieron en los últimos 12 meses. Al igual que los años anteriores, el 2016 dejó a su paso varios acontecimientos que captaron nuestra atención y las de las redes sociales. A continuación mencionaré cinco de los que, a mi parecer, fueron trascendentales durante el año:

1. La fiebre de Pókemon Go

Si ya de si por somos adictos a los teléfonos móviles, esta aplicación se encargó de que no nos despegáramos ni un segundo de estos; y a pesar de que, en mi opinión, el objetivo de la app era conocer lugares recónditos de tu ciudad, y que te movieras a través de la misma; la reacción que realmente obtuvo fue la de histeria masiva por acumular tantos pokemones como fuera posible. A mayor cantidad, más aumentaría nuestro ego, al punto de sentirnos del tamaño de la realeza de Inglaterra. No sé aún qué tantos usuarios continúen en el juego, pero definitivamente esta fue una tendencia que marco gran parte del 2016.

2. Rio 2016… ¿alguien lo vio?

Recuerdo que durante mi infancia el ver los juegos olímpicos era un acontecimiento importante, en los salones del colegio siempre se hacía alegoría al tema, y nunca faltaba el juguete de la mascota oficial en las horas del receso. Es por ello que mi primera pregunta para usted, querido lector, es: ¿cuál fue la mascota de Rio 2016? (responda sin googlear). Creo que las olimpiadas de este año fueron olimpiadas de bajo presupuesto. Posiblemente las villas olímpicas tenían todas las comodidades de un hotel de lujo, pero no invirtieron presupuesto en hacer que nos interesara al menos ver la inauguración.

3. Adiós Brangelina

Ya nadie se cree los cuentos de hadas, y solo un reducido porcentaje piensa que puede llegar a tener una historia como la de la película The notebook. Y para reafirmarnos que el amor ya está extinto (a pesar de lo que diga la publicidad mundial), Brad Pitt y Angelina nos dan una abierta declaración de que este no solamente ya no existe, sino también que si se logra encontrar amor, este tiene fecha de caducidad. (PD.: por eso no debemos apegarnos a un amor, sino enamorarnos todos los días)

4. #NiUnaMenos

Sin intención de menospreciar las demás causas que hacen que el mundo sea un mejor lugar, debo decir que esta tendencia mundial de proteger los derechos (y la vida) de las mujeres en todo el planeta, fue una de las mejores cosas que tuvo este año. Levantando la voz de que el sexo femenino ya no tiene el mismo concepto que hace 60 años atrás, y que de la misma forma en que los hombres escogen como pasar cada año de su vida, las mujeres también tenemos el mismo derecho.

5. Leonardo se lleva el Oscar a casa

Creo que nunca se sabrá si la Academia le dio el premio por el clamor de todo el mundo, o porque realmente reconoció el talento de Leonardo Di Caprio. Lo cierto es que verle cumplir su sueño, nos dio esperanza de que si logramos insistir en nuestros objetivos, podemos llegar a la más codiciada meta.


Este año se va dejándonos noticias de impacto como la muerte de David Bowie y Muhammad Ali, así como también nos dejó pensando si los sistemas electorales de mundo realmente son funcionales como en el caso de triunfo de Trump. Pero colocando a un lado todo lo que paso en el planeta tierra durante los últimos 355 días, me gustaría preguntarte: y a ti, ¿cómo te fue en el 2016?, ¿cuáles son los sucesos que encabezan tu lista de recuento de fin de año? Para ayudarte a pensar un poco en ello sin que termines reprochándote por no haber cumplido ninguno de los propósitos del año anterior, te dejo 5 preguntas para que hagas un resumen positivo de todo lo que te sucedió:

  • ¿Qué fue lo mejor que te paso en este año?
  • Describe en tres palabras como fue tu 2016
  • ¿Cuál fue la lección más importante que aprendiste?
  • ¿Qué hábitos cultivaste este año?
  • ¿Cuál fue el mayor de tus logros?

Ya lo que no se hizo, no se hará; quedara pendiente para otro año que nos regala el universo para poder enmendar aquello que debemos arreglar; y más allá de sentirnos mal por ser malas personas y no cumplir las promesas que nos hicimos, debemos comenzar a disfrutar lo que sí hicimos, lo que sí tenemos, lo que sí logramos. No hay que ver el 2016 como un costado de errores. No malgastemos tiempo y sentimientos haciendo promesas que no vamos a cumplir. Dediquemos esta energía a enfocarnos en los planes que siempre han estado ahí, y que por algún motivo aún no llevamos a cabo. Reciclemos los propósitos de años anteriores y enfoquémonos en la satisfacción de verlos cumplidos.

Felices fiestas y próspero 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: